Foto: © Rayner Peña R.

Sangre y asfalto: 135 días en las calles de Venezuela

Entre el 1 de abril y el 15 de agosto de 2017, estalló en Venezuela un movimiento de protestas contra el régimen chavista-madurista de una intensidad inédita en la historia de ese país. Fue la última gran rebelión ciudadana, en un intento heroico por salvaguardar la democracia en contra del totalitarismo. Durante esta gesta épica, les fue arrebatada la vida a cientos de ciudadanos —en su mayoría jóvenes estudiantes—, hubo miles de personas detenidas y cientos de heridos graves.

En Sangre y asfalto, se escucharán las voces que fueron silenciadas por las balas. El lector podrá seguir la progresión de hechos cada vez más dramáticos e intensos. La autora nos sumerge en el recorrido mismo de las marchas de protesta junto a los manifestantes, quienes, apenas protegidos por frágiles escudos de cartón y máscaras antigás de fabricación doméstica, enfrentan con arrojo inaudito el poder bélico y de fuego de las fuerzas o ciales y paramilitares.

Fueron cuatro meses durante los cuales la ciudadanía hizo don de su persona y, cual coro de tragedia griega, expresó la cólera de una nación traicionada, saqueada, despojada por una dictadura que sin pudor prescindió de toda máscara democrática.

Si las voces de los participantes nos introducen en el vértigo de la acción, las fotografías e imágenes retratan la naturaleza criminal del régimen, testimoniando la asimetría entre las fuerzas antimotines apertrechadas con armas de guerra y sólidos uniformes de combate y la precariedad e indefensión de los manifestantes.

El gran mérito de esta obra es el haber recogido en un mismo documento la magnitud de los acontecimientos, pues como la memoria suele ser volátil y frágil, autora y reporteros gráficos fungen de protectores de la historia.

Elizabeth Burgos. 

Hoy en Venezuela hay un pueblo decepcionado, que ha visto cómo los dirigentes chavistas entregaron el país a una fuerza extranjera e instauraron un modelo totalitario inspirado en el cubano, aplicando a sangre y fuego la visión de Fidel Castro. La imposición de la exigüidad de los medios básicos de existencia forma parte de la instrumentalización que persigue volver dócil a la sociedad entera, y el que no esté de acuerdo «que se vaya». Chávez, en un discurso en La Habana en 1994, lo expresó de manera clara y contundente: su proyecto era fundar «una sola nación latinoamericana», emulando el modelo cubano, en el cual las Fuerzas Armadas Revolucionarias constituyen el núcleo de poder que defiende al «pueblo». En su proyecto estratégico de largo alcance, declaró necesitar entre 20 y 40 años: la experiencia castrista era el ejemplo. La mejor muestra la está dando hoy Nicaragua, cansada del totalitarismo «revolucionario», donde el pueblo ha osado reclamar libertad y lo está pagando con la sangre de sus jóvenes.

—tomado de: Sangre y asfalto: 135 días en las calles de Venezuela


Foto: © Francisco Bruzco

Notas de Prensa

Carol Prunhuber relata la realidad del pueblo venezolano en “Sangre y asfalto. 135 días en las calles de Venezuela”

El Sol de Antequera

Escritora venezolana Carol Prunhuber, autora de "Sangre y Asfalto", conversa con Venezuelan Press.

Háblame24

 

 

Comprar en línea:
Amazon [España y resto de Europa]
Altamira [E.U.A]
Distriforma
Casa del libro
eBook en formato EPUB y PDF

Los fotógrafos

Anthony Ascer Aparicio (Caracas, 1993)

Gabo Bracho (Caracas, 1982)

Juan Brito Arboleda (Caracas, 1981)

Francisco Bruzco (Carúpano, 1993)

Lázaro Enmanuel De Sousa Castro (Santa Elena de Uairén, 1995)

David Dittmar (Caracas, 1988)

Régulo Gómez (Caracas, 1988)

Miguel Gutiérrez (Bogotá, 1983)

Efrén Hernández Arias (Caracas, 1980)

Carlos Enrique Landaeta Benedetto (Barcelona, 1976)

Gabriel Osorio (Caracas, 1970)

Iván Ernesto Reyes (Maracay, 1993)

María Cecilia Peña (Caracas, 1994)

Rayner Peña R. (Caracas, 1996)

Guillermo Suárez (Caracas, 1975)

Vanessa Tarantino (Isla Margarita, 1997)

Francisco Javier Touceiro Rodríguez (Caracas, 1987)

Sangre y asfalto